Visita de los Reyes Magos 2021

Lunes, 27 Diciembre 2021 17:23 Infantil

    Como es tradición en nuestro colegio, el último día de clase del trimestre nos visitan los Reyes Magos, que se adelantan al 6 de enero para hacerse presentes, de manera misteriosa, en la vida de nuestros alumnos y alumnas de infantil.

    Es un momento muy esperado por los más pequeños, que cada año, nos recuerdan nuestra infancia y aquellos momentos que esperábamos nuestros ansiados regalos.

   Os dejamos aquí, algunos de esos momentos de este 2021 recogidos en imágenes.

  • Reyes Magos en 1º Infantil [FOTOS]
  • Reyes Magos en 2º Infantil [FOTOS]
  • Reyes Magos en 3º Infantil [FOTOS]

   La venida de los Reyes Magos, la llamada Epifanía, representa la universalidad del mensaje de amor de Dios. En estos tiempos difíciles que nos ha tocado vivir, el ejemplo de estos Magos de Oriente, de estos sabios astrónomos, con su gesto de adoración, es una invitación a poner en las manos de Dios nuestra vida y nuestro destino. 

 

    El Papa Francisco nos dice que “cuando elevamos los ojos a Dios, los problemas de la vida no desaparecen, pero sentimos que el Señor nos da la fuerza necesaria para afrontarlos. 

    El evangelista Mateo subraya que los magos, cuando llegaron a Belén, «vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron» (Mt 2,11).

    En nuestra época es particularmente necesario que, tanto individual como comunitariamente, dediquemos más tiempo a la adoración, aprendiendo a contemplar al Señor cada vez mejor

    Hoy, por lo tanto, dice el Papa, pongámonos en la escuela de los magos, para aprender de ellos algunas enseñanzas útiles: como ellos, queremos ponernos de rodillas y adorar al Señor en serio.

De la liturgia de la Palabra de hoy entresacamos tres expresiones, que pueden ayudarnos a comprender mejor lo que significa ser adoradores del Señor. Estas expresiones son: “levantar la vista”, “ponerse en camino” y “ver”.

    Para adorar al Señor es necesario ante todo “levantar la vista”, es decir, no dejarse atrapar por los fantasmas interiores que apagan la esperanza, y no hacer de los problemas y las dificultades el centro de nuestra existencia. Eso no significa que neguemos la realidad, fingiendo o creyendo que todo está bien. Se trata más bien de mirar de un modo nuevo los problemas y las angustias, sabiendo que el Señor conoce nuestras situaciones difíciles, escucha atentamente nuestras súplicas y no es indiferente a las lágrimas que derramamos.

    Levanta la vista en torno, mira: el Señor nos invita sobre todo a confiar en Él, porque cuida realmente de todos. Los fracasos, las crisis y los errores pueden ser experiencias instructivas. Además, con el paso del tiempo, las pruebas y las fatigas de la vida —vividas en la fe— contribuyen a purificar el corazón, a hacerlo más humilde y por tanto más dispuesto a abrirse a Dios. 

     Como los magos, también nosotros debemos dejarnos instruir por el camino de la vida, marcado por las inevitables dificultades del viaje. No permitamos que los cansancios, las caídas y los fracasos nos empujen hacia el desaliento. Por el contrario, reconociéndolos con humildad, nos deben servir para avanzar hacia el Señor Jesús. La vida no es una demostración de habilidades, sino un viaje hacia Aquel que nos ama. Nosotros no debemos mostrar en cada paso de la vida la tarjeta de las virtudes que tenemos. Con humildad debemos dirigirnos hacia el Señor. Mirando al Señor, encontraremos la fuerza para seguir adelante con alegría renovada.

    Y llegamos a la tercera expresión: ver. El evangelista escribe: «Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron» (Mt 2,11).  Para adorar al Señor es necesario “ver” más allá del velo de lo visible, que frecuentemente se revela engañoso. El Señor está en la humildad. El Señor es como aquel niño que huye de la ostentación, producto de la mundanidad. 

     Que el Señor Jesús nos haga verdaderos adoradores suyos, capaces de manifestar con la vida su designio de amor, que abraza a toda la humanidad. Pidamos la gracia para cada uno de nosotros y para toda la Iglesia de aprender a adorar, de continuar a adorar, la oración de adoración, que solo Dios es adorado.

 

Modificado por última vez en Lunes, 27 Diciembre 2021 17:53
SUBIR